LA IMPRESIÓN DEL PAÍS

A pocos días de las “elecciones” los candidatos contrarios al “oficialismo”, siguen sin aflojar su carrera hacia la destrucción del país por la lucha de egos, una parte de la oposición hace su trabajo fuera del país, mientras otro grupo es incoherente en su discurso y acciones; por otro lado el pueblo sufre continuamente la escasez de alimentos y medicinas, el deterioro de servicios básicos como agua, gas y electricidad, mientras esos mismos candidatos hablan de “dolarización”, el país se cae literalmente a pedazos, mientras nadie hace nada; lo que realmente necesitamos es una unión cívica para demostrarle al mundo lo que sucede, el Frente Unido parece un buen camino y se vislumbra el nacimiento de nuevos partidos políticos en Venezuela.

En este ambiente se hace difícil trabajar, vivir y hasta pensar, pareciera que somos parte de un escenario en el que hagamos lo que hagamos vamos a perder, si salimos a votar validamos las elecciones y si nos quedamos en casa vamos a sufrir al momento de escuchar los resultados… ¿Qué hacemos? Cada quien responderá esa pregunta desde su corazón, recordemos que si gana otro candidato que no sea del gobierno de turno, la gestión comenzará en enero del 2019, en el otro lado de la escena estás elecciones llevan el germen de un Consejo Legislativo y nadie se fija en este detalle tan importante.

Las empresas gráficas están trabajando al 10% de su capacidad, las que pueden imprimir en los actuales momentos están quemando su inventario sin posibilidad de reponerlos en corto plazo, los proveedores están exigiendo el pago en dólares y los clientes formales pagan en bolívares, pero al reponer inventario está al doble del precio en que vendimos… ¿Qué podemos hacer? Lo ideal es sobrevivir y no tomar negocios con grandes riesgos que nos descapitalicen rápidamente, todos estamos en una curva en declive del capital, lo que hace perverso el sistema de producción.

Queremos producir, queremos hacer país, pero el sistema hace difícil la situación, los mejores talentos de las empresas se están marchando, el personal calificado en artes gráficas está poniendo su horizonte en otros países y está dejando sin mano de obra la industria venezolana.

Todos estamos luchando contra el fenómeno de la hiperinflación, pero además nos toca salvar nuestras empresas y ayudar a nuestro recurso más valioso, nuestros trabajadores; todos estamos en el mismo barco, por eso los invito a no desmayar y seguir trabajando por el país que queremos, desde la AIAG seguimos apoyando a nuestros afiliados en esta difícil situación.

Lic. Esmic Rodríguez Presidente de la AIAG

La producción del sector gráfico sigue en descenso
Tiempo Complicado

Deja un comentario